Fuente: La represa de Santo Antônio, en el río Madeira, Brasil, parte del Complejo Hidroeléctrico del río Madeira. Una ola de desarrollo de represas a lo largo de la cuenca del Amazonas está causando un daño irreparable en el agua dulce y los ecosistemas forestales. Fotografía de Programa de Aceleração do Crescimento (PAC) en flickr, utilizada bajo la licencia CC BY-NC-SA 2.0. https://cutt.ly/GWhA224

Artículo de Duvan Humberto Castro de Colombia, maestro de danza y activista ambientalista. En el marco del curso virtual “Gobernanza ambiental en la Amazonía . Evaluación, análisis y perspectivas de casos en Bolivia, Brasil, Colombia y Perú (septiembre, 2021)

 Muchas ONGs y las potencias mundiales desde la década de los años 60 han realizado visitas a la Amazonía, haciendo estudios sociales, forestales, científicos, mineros y farmacéuticos, entre otros. La Amazonía se ha convertido en un lugar geopolítico, en un sitio estratégico de variados intereses para el progreso de las potencias actuales por ejemplo en materia hidráulica.

El Proyecto Hidroeléctrico y de Navegación Fluvial Río Madera forma parte del proyecto binacional (Bolivia-Brasil) de explotación del potencial hidroeléctrico en el Tramo Binacional de los ríos Madera y Mamoré; entre Villa Bella y Manoa en Bolivia (Abuna en Brasil), y entre Guayaramerín y Villa Bella respectivamente; el potencial es de aproximadamente 20.000 GWh/año con una potencia instalable de aproximadamente 3.000 MW. El complejo hidroeléctrico es impulsado por la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA).

En Bolivia, la Cuenca Amazónica ocupa el 66% del territorio del país; en el Río Madera confluyen casi todos los ríos de dicha cuenca. El Río Madera nace en la Cordillera de los Andes, y está formado por los ríos Beni, Madre de Dios y Mamoré. Otro afluente importante es el Río Itenez.

El objetivo del Complejo del Río Madera es generar energía para abastecer a los núcleos urbanos brasileños y hacer navegable el Río Madera, para convertirlo en una plataforma de transporte de mercancías para la exportación hacia América del Norte, Europa y otras regiones de América del Sur.

En el 2002 se comenzó con los estudios iniciales para la construcción de una represa en las cachuelas de Santo Antonio, licitada en 2007 y con operación comercial que empezó en 2012. En el 2008 se comenzó a construir la hidroeléctrica Jirao, en diciembre del 2016 se terminó la construcción. Actualmente, se viene realizando el estudio de inventario para ver el potencial hidroeléctrico para la Hidroeléctrica Binacional.

IMPACTO AMBIENTAL, SOCIAL Y CULTURAL

Las centrales hidroeléctricas de Jirao y Santo Antônio en el mayor afluente del río Amazonas se han convertido en un experimento evolutivo en tiempo real, aislando una población de delfines de Bolivia y Brasil. Su popularidad no ha sido suficiente para salvarlos de las amenazas, a causa de las represas del río Madera.

Los delfines pueden incluso aparearse entre ellos y permitir una hibridación de la especie, pero la construcción de las presas hidroeléctricas de Jirao y Santo Antônio hace aproximadamente una década en la cuenca del río Madeira aisló definitivamente al Inia boliviensis de su pariente el Inia geoffrensis, dejando inclusive una población de delfines atrapados entre las dos grandes presas.

¿Y qué ocurre cuando una población de delfines de río queda atrapada entre represas?, la bióloga Miriam Marmontel, una de las principales investigadoras de cetáceos en Brasil, señaló que, este tipo de confinamiento representa un empobrecimiento genético que a la larga los condena a desaparecer. “Son relativamente pocos animales y la tendencia es que se enfermen, no sabemos en cuánto tiempo”.

Las aguas de la cuenca del río Madera son recorridas por un tercio de las especies de peces de toda la Amazonia, al menos 1000, la visión: represar sus turbias aguas para abrazar el progreso energético.

Transcurridos más de 10 años desde el comienzo del embalse de este afluente del Amazonas, hay varios estudios que revelan otros impactos sobre las especies de aves y peces. Además, se discute cuál ha sido la influencia de estas grandes infraestructuras en el ciclo natural de las inundaciones.

En el caso de Bolivia, esta planificación también responde a la iniciativa “Bolivia corazón energético de Sudamérica”, uno de los principales planes en materia energética que promovió el anterior gobierno del ex presidente Evo Morales. Dando continuidad a estos planes, y luego de varias presiones, en 2017, la alianza binacional entre la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) de Bolivia y Electrobras de Brasil, concluyó una licitación que eligió a Worley Parsons, una empresa de ingeniería con sede en Río de Janeiro, para realizar los Estudios de Potencial Hidroeléctrico Binacional de la Cuenca del Río Madeira, que fueron financiados por el Banco de Desarrollo para América Latina (CAF).

Silvia Molina, quien es investigadora del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), dijo: “Estamos ante un tema de vulneración de derechos muy grande, pero no solamente eso, sino de vulneración de las normas de Bolivia, vulneración de ciertos aspectos de la Constitución, como el papel de la Amazonia y de decisiones soberanas”. Indicó que las características bajo las cuales se están realizando estos estudios son poco conocidas. Molina explicó que el proceder de la CAF como ente financiador del Estudio de Potencial Hidroeléctrico, estaría vulnerando una serie de normas bolivianas, así como normativas internacionales.

Concluyendo, la Amazonía al convertirse en un lugar geopolítico, pregunta, ¿cómo los pueblos indígenas allí ubicados, quieren conservar su entorno y desarrollarse en todos los sentidos?

La idea de mantener la biodiversidad, que los pueblos indígenas sean verdaderamente autónomos y puedan seguir viviendo sus planes de vida, respetando su sistema propio de organización social, es una opción.

Otra es que se pueda generar la interlocución del estado local con las autoridades indígenas, donde las decisiones tendrían que estar sujetas a la justicia propia, a la reglamentación de la constitución política, a la gestión política de turno y a la visión administrativa.

La Amazonía como lugar geopolítico plantea un verdadero reto no solo para las comunidades nativas sino para el mundo, en conocer cómo desde allí preservan, salvaguardan y eligen el mejor desarrollo sustentable para toda la valiosa biodiversidad de los territorios.

 

CONTÁCTATE CON NOSOTROS
IPDRS
CIDES
Tomás Frías
UPEA
UMSA
Bolivia Rural
ICCO
BROT
MRxT

CONTACTO

Av. 20 de octubre Nº 2396, casi esq. Belisario
Salinas | Edif. María Haydee, piso 12 * Sopocachi
Telf. 591-2-2115952, int. 108
casilla 9052
interaprendizaje@ipdrs.org
La Paz - Bolivia

SÍGUENOS EN NUESTRAS
REDES SOCIALES

(+591) 77548376
Diseñado por Bolivia Rural 2021 Campo Virtual por la Tierra y el Desarrollo - Interaprendizaje