Foto: De derecha a izquierda. Ruth Bautista, Jhaquelin Dávalos, César Soto, Claire Stoeckel, Laurent Biot, Oscar Bazoberry y Gonzalo Baptista.

El IPDRS participó del lanzamiento del Programa Feed Good SIA de SOS FAIM. En el marco de este programa el IPDRS sostiene dos proyectos, uno de ellos se denomina "Facilitación de los procesos de reflexión, sistematización y difusión de experiencias del programa SIA 2022-2026" y se enfocará en la realización de un foro virtual regional para fortalcer la transición agrecoecológica.

En el Taller de lanzamiento, el IPDRS se aproximó a las experiencias de las co-partes de Ciudadanía, Fincafé, Red Oepaic, Agrecol, Fundassur, Finrural, Prorural, PBCC y Fogal. Las mismas, hay definido líneas de sinergía y futuras alianzas, alrededor de la transición agroecológica, justicia económica y convivencia y paz. 

Finalmente, Laurent Biot, Claire Stoeckel  y César Soto, quienes son parte de la organización civil belga, SOS FAIM, también visitaron las oficinas del IPDRS para conocer su estructura, los resultados de las áreas y las estrategias que podrían profundizar el intecambio regional entre el Perú, Ecuador y Bolivia, aprovechando su nexos en dichos países. 

 

 

 

 

Foto: Claudia Callisaya y sus padrinos en la inauguración de su muestra de pinturas, Galería de Arte de la UPEA (abril, 2022). Tomada por Jhaquelin Dávalos- IPDRS.

Interaprendizaje entrevistó a la artista Claudia Callisaya, a propósito de la muestra de pinturas inaugurada hoy en la Galería de Arte de la Universidad Pública de El Alto por Claribel Arandia, Directora de la Carrera de Artes Plásticas. La temática principal son las mujeres aymaras y la investidura de las autoridades de Jesús de Machachaca. La muestra estará disponible hasta el 30 de mayo.

¿Cuéntanos algo sobre ti?

Soy Claudia Callisaya Mamani, tengo 32 años. Soy de la Comunidad Calla Baja de Jesús de Machaca, es una zona lechera. Estudiar artes siempre ha sido mi sueño. Cuando llegué a la carrera todo parecía un sueño para mí. Era un poco complicado por la maternidad, vine con mi hijita y tenía que hacerle lactar, todavía.

¿Cuál es el tema central de esta muestra de pinturas?

Me he inspirado en la cultura donde yo vivo. En mi pueblo, en el altiplano, en las mujeres de pollera, en las trenzas que llevamos las mujeres. Nosotras también podemos salir adelante, podemos luchar como mujeres aymaras, llegando a estudios superiores y siendo profesionales.

También, retrato a las autoridades de Jesús de Machaca. Los retratos del Mallku Auki y la Mallku Tayka son de mis papás. Ellos han sido mi modelo para pintarles. Mi papá era Mallku el año pasado, era el presidente del Distrito 3. Yo he querido honrarles con estas obras. Ellos van a tener su retrato de Mallku Auki y Mallku Tayka porque me han apoyado muchísimo, me han apoyado en todo momento, me han animado cuando he caído, ellos me han dado fuerzas. Incluso me han ayudado a cuidar a mis hijos, estoy agradecida con mis papás.

¿Puedes contarnos algo más sobre la indumentaria de las autoridades de Jesús de Machaca?

El Mallku Auki y la Mallku Tayka son autoridades muy respetadas. Llevan una vestimenta diferente, llevan el poncho, los ahuayos, el chicote, el sombrero, el chulu; las mujeres, se cubren las cabezas con phalt’as, montera y van siempre cargadas de sus awuayos. Las polleras que usan las mujeres no son de cualquier color. Las polleras de las Jilir Mallku Taykas deben ser color guindo y de las Sullka Mallku Taykas deben ser verdes.

   Foto: Mallku Auki, retrato de Clemente Callisaya, pintura de Claudia Callisaya. Tomada por Jhaquelin Dávalos- IPDRS.

 

   Foto: Mallku Tayka, retrato de Marcelina Mamani, pintura de Claudia Callisaya. Tomada por Jhaquelin Dávalos- IPDRS.

Ambas autoridades deben llevar su indumentaria todo un año, aunque estén pasteando sus vacas o sus ovejas. A veces, en días ordinarios, llevan sombrero, pero nunca deben dejarse de vestirse como autoridades, principalmente antes del carnaval. Se tiene la creencia de que si se sacan la indumentaria antes del carnaval cae la helada, la papa se arruina y ese año no hay producción. Esa creencia se tiene que respetar por el Mallku Auki y la Mallku Tayka, la sociedad del campo exige que se cumpla.

Existe mucho respecto a nuestras autoridades. No pueden pegar fácilmente a un Mallku, ni el Mallku puede pelear con la gente. A las personas, a los Mallku Auki y las Mallku Tayka les tenemos alto respeto.

¿Cómo ha participado tu comunidad en la inauguración?

Hoy, la Comunidad vino a inaugurar la Galería de la UPEA y mis obras. Ellos están muy felices, muy contentos. La verdad, están orgullos porque tienen una artista en la Comunidad. Me han abrazado y han venido a ver: “¿cómo siempre serán sus obras?”, me imagino que dijeron. Y se han ido muy felices y satisfechos.

También mi mamá y mis padrinos me han acompañado, han atraído aphtapi para compartir con la Carrera de Artes Plásticas.

¿Cómo se inició tu interés por la pintura?

En las áreas rurales no se toma muy en cuenta a las artes plásticas. En mi caso, mi mamá me enseñó. Empecé a dibujar desde que tenía mis 7 u 8 años. Cuando estaba en la escuela me han dado un trabajo práctico, yo no podía dibujar, por nada. Yo borraba, borraba, hasta que casi se agujereó la hoja y le dije: “Mami, no puedo dibujar” y empecé a llorar. Yo quería dibujar un gato bonito, pero no me salía bien. Entonces, mi mamá me lo dibujó y pintó. Desde ese momento pensé: “si mamá puede, yo también puedo.” Y empecé a dibujar hasta poder sacar el gato. Dibujaba en el día, dibujaba en la noche. En el día dibujaba en piedras mientras estaba pasteando mis ovejas.

Foto: Claudia Callisaya en una pintura colectiva. Tomada del archivo de la pintora.

¿Quisiera un mensaje de aliento para otros jóvenes como tú?

Quiero animarlos a estudiar, a aprovechar el tiempo. Un año pasa y no regresa y así se pasa la edad. Cuando ya somos mayores ya tenemos otras responsabilidades, la familia y los hijos. Ahí es más complicado. Entonces, yo quiero pedir a todos los jóvenes de las provincias a que puedan estudiar, lleguen a las casas superiores para profesionalizarse. Una profesión es muy importante para tener una buena sociedad. Cuando no hay formación fácilmente cometemos cualquier error. Es muy triste, lo que estamos viendo en la actualidad, hay muchos feminicidios y hay mucho machismo. Mi idea es tener un conocimiento que vea la realidad y que nos ayude a salir adelante. 

Foto: Claudia Callisaya con sus hijos, Galería de Arte de la UPEA (abril, 2022). Tomada por Jhaquelin Dávalos- IPDRS.

 Más información:

Página de Claudia Callisaya Mamani

Página de la Carrera de Artes Plásticas de la UPEA

 

 

Foto: Círculo de interaprendizaje y reflexión. Escuela de Diálogo, 2018 

La Escuela de Diálogo convoca al Diplomado “Diálogo y transformación de conflictos.” El diplomado inicia el 22 de abril y promete el desarrollo de habilidades técnica- metodológicas para facilitar y promover la transformación de conflictos. Este desafío, ha sido trabajado por la Escuela de Diálogo, del Servicio Civil para la Paz de la Cooperación Internacional Alemana para el Desarrollo ZFD/GIZ Bolivia y la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz (UTEPSA).

Durante diez años, la Escuela de Dialogo ha desarrollado una metodología para la transformación de conflictos en espacios de formación destinados a líderes y lideresas de organizaciones sociales, academia, medios de comunicación y servidores públicos en Bolivia, Centroamérica, África y Europa. Jorge Mercado, responsable de la Escuela de Diálogo del ZFD/GIZ Bolivia, compartió parte de esta experiencia con Interaprendizaje, la plataforma del Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS).

¿Cómo conceptualizan el conflicto?

Lo conceptualizamos como la situación en la que dos o más personas se encuentran en una situación, real o percibida, en la que el objetivo de una de ellas es impedido por la otra. El conflicto es una situación en la que se mezcla lo racional y emocional. Por eso, es importante conocer cómo yo razono y cómo emociono ante él.

El conflicto es una realidad social y humana. No existe una sociedad en el mundo donde sus habitantes no tengan conflicto. Quienes trabajamos en la transformación de conflictos buscamos evitar la violencia, no evitar el conflicto.  Un conflicto mal manejado puede traer consecuencias bastante negativas y doloras. Por eso, es que asociamos inmediatamente la palabra conflicto con algo negativo. Sin embargo, un conflicto bien manejado o transformado en una oportunidad y puede ser transformador para todos los involucrados.

¿Cuál es su enfoque pedagógico para la transformación de conflictos?

La historia está repleta de situaciones doloras que dieron pie a cambios sociales fundamentales y trascendentales, sin embargo, es importante manejarlos.

Nuestra visión pedagógica apunta a la transformación del individuo y de ahí a la transformación de la sociedad. Para transformar la conflictividad el individuo tiene que transformarse así mismo. Hablamos de su manera de vivir el conflicto, de conceptualizarlo, de percibirlo y de emocionar ante él. Einstein decía que no se puede transformar un conflicto si no se puede cambiar nuestra forma de conceptuarlo. Una persona puede aprender herramientas, teorías, técnicas, pero, si no se conoce o no sostiene un diálogo interno difícilmente va a poder cambiar su forma de interactuar con el otro. Por ende, el conflicto va a tener mutaciones y quedará sin resolverse y esto derivará en daños terribles.

Por eso, el “Diplomado en Diálogo y transformación de conflictos”, al ser heredero de una metodología trabajada por diez años por la Escuela Boliviana de Diálogo, propone generar un cambio individual profundo para luego entrar a un cambio actitudinal de comportamiento hacia el otro. De esta manera se puede hacer incidencia en la conflictividad social.

¿Cuál la metodología que la Escuela ha desarrollado para transformar conflictos?

Lo trascendental de esta metodología es que llega a niveles de análisis del individuo muy profundos en un espacio de altísima confianza y seguridad. Esto nos permite hablar sin tapujos, sin miedos, hablar de cosas que generalmente no se hablan. Se habla de aquellas cosas que ni nosotros mismos conocemos de nuestro comportamiento. Entonces, la metodología del diplomado está pensada para llevarnos a profundizar la reflexión personal y, posteriormente, contar con una mejora en la interacción humana con el otro o la otra.

Una situación conflictiva no es una situación cómoda, es estresante, es agotante. El conflicto nos pone en una situación de indefensión, estamos nerviosos. De ahí, que es muy natural que estemos con los mecanismos de defensa activados ante cualquier posibilidad de ataque y nuestra capacidad de creatividad, de creación de soluciones y alternativas se minimiza, es una condición humana natural.

Ante la sensación de peligro se priorizan las fuerzas para defenderse, no para solucionar la situación hablando con el otro. Entonces, generar condiciones para recobrar lo racional en un proceso emocional muy fuerte. De hecho, los estudiosos en inteligencia emocional han descubierto que si no logramos dominar, manejar o identificar nuestros raptos emocionales (los momentos en los que nuestras emociones le gana a la razón y actuamos plenamente emocionando y no racionalizando nuestros comportamientos) vamos a actuar de la manera menos recomendable en una situación conflictiva. 

¿Qué lugar tiene el conocimiento de uno mismo en la gestión de los conflictos?

Los seres humanos vivimos procesos emocionales y racionales, estamos totalmente conectados en un todo. También nos cruzan varias razones y variables como nuestras condiciones, culturas, aprendizajes, características individuales, valores, etc. Entonces, el conocimiento de esas variables es el arma más fructífera para poder transformar nuestro comportamiento. Hay una regla que sigue vigente, “el que se enoja pierde” o “a quien la emoción le gana su razón pierde”. Incluso, en aquellas situaciones en las que una persona tiene la razón o sea víctima, si no maneja bien sus emociones se muestra inutilizada su capacidad racional de encontrar salidas a la situación que ese está viviendo.

El tener capacidades, el tener habilidades y manejar técnicas metodológicas para la transformación de conflictos te permite contar con ventaja ante diferentes situaciones de la vida, y no exclusivamente ante un conflicto social.

¿Cuál es el ámbito profesional del diplomado?

El diplomado no tiene foco exclusivo en un tipo de conflictos, habla de la conflictividad en general. En diferentes entornos encontramos problemáticas conflictivas. No solo estamos hablando del campo social. La gestión de conflictos está siendo muy tomada en cuenta en áreas de la economía, mercadeo y de las acciones del mundo globalizado. Nosotros hemos trabajado con líderes, lideresas, activistas, gente vinculada a la política, a los derechos humanos y a las luchas sociales.

Foto: Ejercicio de generación de confianza. Escuela de Diálogo, 2017

¿Podrías poner algún ejemplo de cómo el pensamiento para la transformación de conflictos es beneficioso?

La gestión del estrés, es un buen ejemplo, también está relacionada con la gestión de emociones. El estrés, como un parámetro negativizado, es un ejemplo de emoción mal manejada y que puede llegarnos a enfermar. Sin embargo, una buena gestión del estrés conlleva el desafío de retomar lo racional en lo emocional. Entonces, la persona que pueda hacer gestión de los conflictos, desde una comprensión de sí mismo e intentando entender al otro, va a tener mayores posibilidades de encontrar salidas beneficiosas a una situación difícil o al menos, minimizará la violencia y otros efectos.

¿Cuál será la característica principal del diplomado?

El Diplomado en Diálogo en Transformación de Conflictos tiene una característica muy particular porque combina varias metodologías y modalidades. Tenemos el módulo 1 (transformación interna para poder dialogar) de introspección muy profundo. En una modalidad de retiro, vamos a encontrarnos en Santa Cruz, trabajaremos una semana asilados y haciendo acción en un círculo de diálogo, que pocas veces se tiene la oportunidad de vivirlo. Se tratará de un laboratorio con una experimentación activa. El módulo 2 (diálogo y transformación social) se desarrollará a través de encuentros virtuales, dos veces por semana, se irán viendo herramientas de análisis de conflicto, métodos alternativos de solución de conflicto. Finalmente, los módulos 3 (gestión constructiva del conflicto) y módulo 4 (práctica individual) serán híbridos, permitiendo encuentros presenciales y virtuales.

¿Por qué el diplomado representa una oportunidad?

El diplomado nos va a permitir llegar a mucha población estratégica en el país. Queremos tener impacto en la transformación social y alcanzar el compromiso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, específicamente el ODS 16, que nos habla de promover la paz. Estamos felices y esperamos que se sumen a esta nueva aventura de interaprendizaje.

 Más información en:

📲 𝗪𝗵𝗮𝘁𝘀𝗔𝗽𝗽: +591 69200357

📧 𝗘-𝗺𝗮𝗶𝗹: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

🔵 https://www.facebook.com/1408178522736518/posts/3273708296183522/

💻 https://n9.cl/escueladialogo

 

Comunidad de Yapi, durante una capacitación. Foto de Clelia Palacios.

El mes de abril iniciará la Escuela de gestión y liderazgo, una propuesta del IPDRS y de las capitanías guaranís de Macharetí, Ivo, Santa Rosa, Huacaya y Villamontes, instaladas en el Chaco boliviano. La propuesta fue diseñada por Interaprendizaje, plataforma educativa de la institución, en el marco del proyecto: “Promoción del acceso de la población de los Municipios de Macharetí, Huacaya y Villamontes, en especial mujeres y población indígena, a sus derechos políticos, económicos y sociales”, financiado por Manos Unidas.

La Escuela durará cinco meses, se enfocará en el fortalecimiento de las capacidades de líderes de carteras de producción y de género de las capitanías guaranís para el desarrollo de sus funciones en la promoción del desarrollo económico de sus comunidades y el acceso de las mujeres a sus derechos políticos, económicos y sociales.

La particularidad metodológica de la Escuela radica en la formación alrededor de desafíos que ya han sido identificados por las capitanías guaranís en un contexto de reparación de los efectos de la pandemia de COVID-19. Estos desafíos se han plasmado en las agendas: “Agenda de territorios guaranís superando las consecuencias de la pandemia de COVID-19 en educación, salud, producción y la situación de las mujeres. Capitanía Zona Macharetí y Asociación Comunitaria Zona Ivo” y “Agenda de territorios guaranís superando las consecuencias de la pandemia de COVID-19 en educación, salud, producción y la situación de las mujeres. Capitanía Zonal Santa Rosa y Capitanía Zona Huacaya”.

Los módulos de este primer ciclo formativo abarcarán los derechos humanos y derechos de las mujeres, la planificación y formulación de planes de acción (propuestas en economía, mercados y la situación de las mujeres), la gestión y evaluación de los planes y la rendición de cuentas y el liderazgo, pensamiento argumentativo para la incidencia.

 

 

CONTÁCTATE CON NOSOTROS
IPDRS
CIDES
Tomás Frías
UPEA
UMSA
Bolivia Rural
ICCO
BROT
MRxT

CONTACTO

Av. 20 de octubre Nº 2396, casi esq. Belisario
Salinas | Edif. María Haydee, piso 12 * Sopocachi
Telf. 591-2-2115952, int. 108
casilla 9052
interaprendizaje@ipdrs.org
La Paz - Bolivia

SÍGUENOS EN NUESTRAS
REDES SOCIALES

(+591) 77548376
Diseñado por Bolivia Rural 2022 Campo Virtual por la Tierra y el Desarrollo - Interaprendizaje